Consultorio Ético | FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay.com - Jarmoluk. Compartida bajo licencia Creative Commons.

¿Para exponer una denuncia puedo grabar imágenes en lugares donde están prohibidas las cámaras?

Consulta enviada por: Mariano Paz. Periodista independiente en Guadalajara, México, México

Recibí la orden de cubrir con cámara oculta un caso escandaloso: mientras sesionaba el congreso, tres congresistas en un salón de billar, vecina de la sede parlamentaria, jugaban un chico, que los mantuvo allí durante tres horas. Al examinar el video descubrí que en la pared se destacaba un aviso: Por ley están prohibidas las fotografías y los videos. ¿Qué puedo hacer? ¿Violar esa ley y hacer la denuncia pública? ¿Obedecer la ley y silenciar una información de interés público?

Respuesta

En un caso como este, propuesto por el maestro John Vertue, en su revista Pulso del Periodismo, 82 entre cien periodistas afirmaron que presentarían el video con la advertencia, para el público, que se había hecho en desobediencia a la ley.

18% dijeron que difundirían el video sin mencionar la prohibición. El propio Vertue consignó: “tengo mis reservas: estas leyes se promulgan a instancias de los operadores del establecimiento para proteger a sus clientes, o más específicamente, sus intereses económicos.”

Es evidente, en efecto, que entran en pugna: el interés público que el periodista defiende  al hacer una documentada denuncia, y el interés privado de los parlamentarios y del dueño del negocio. Para el periodista, obviamente, tiene prioridad el bien público.

Se expone, sin embargo, a una demanda legal contra su medio de comunicación; razón por la que debería respaldar su información con documentación que demuestre que los congresistas hacían su juego de billar a la misma hora en que sesionaba el congreso, y que se trata de congresistas en ejercicio.

Documentación

La información es entendida como un bien público y no simplemente como una actividad profesional. Este bien público es valioso porque contribuye a un proyecto de democracia, pues la actividad periodística no se desarrolla en el vacío. Potenciar la deliberación ciudadana es uno de los  objetivos centrales del periodismo público. Discusión no es lo mismo que debate. Hay mucho debate pero muy poco en él abre espacio a los ciudadanos o tiene sentido para ellos como forma de alcanzar soluciones. Lo que falta son oportunidades para el diálogo deliberativo, en el cual la gente pueda ordenar sus dificultades, reflexione sobre sus opciones, escuche con atención y profundice sus puntos de vista. Un diálogo como este no es difícil para la comprensión de la mayoría de la gente, aunque rara vez lo haya experimentado. Hacer que cada vez sea menos raro es un objetivo legítimo de la prensa.

Los propósitos del periodismo cívico giran en torno a la idea de reconectar a los ciudadanos a la vida pública, potenciar la capacidad de deliberación de la ciudadanía, ofrecer información con miras a la participación,  apoyar los procesos ciudadanos con un buen cubrimiento y, especialmente, un adecuado seguimiento, dar elementos para la creación de capital social, al tiempo que pone a los medios en calidad de actores y promotores del diálogo social.

Ana María Miralles, en Una idea del periodismo público. Editorial UPB, Medellín, 2000. P. 48, 49.

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios