Consultorio Ético | FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: FreePik - Compartida bajo licencia Creative Commons.

¿Qué puede hacer el periodista para detener la circulación de una noticia falsa?

Consulta enviada por: Orlando Vargas. Estudiante de periodismo en Ibagué, Colombia

¿Cómo se puede combatir el influjo de las informaciones falsas?

Foto: Designed by Freepik

Respuesta:

Destaco en primer lugar, una lúcida observación escuchada en uno de los páneles del Festival Gabo de fines de septiembre: "no es una buena idea repetir la mentira antes de proceder a su desmentido, y a la exposición de por qué es falso lo falso". En efecto, es más pedagógico mostrar la verdad del hecho con el apoyo de una sólida documentación.

O sea, se combate la falsedad con la sola manifestación de la verdad en vez de concederle espacio y figuración a lo falso.

Uno de los ejemplos escuchados en ese conversatorio fue el de la cantidad de dinero entregado por el gobierno a los guerrilleros reinsertados de la Farc. En vez de debatir la falsedad utilizada como táctica propagandística en el plebiscito de octubre de 2016, tiene un efecto válido transcribir con todas sus letras la disposición de los acuerdos sobre la ayuda económica a los reinsertados. La exposición transparente y fundamentada de la verdad tiene más fuerza que el alegato alrededor de la mentira.

Se trata, por tanto, de creer más en la fuerza de la verdad que en los alegatos en su defensa. Si a esto se añade el fundamento de esa verdad, que la hacen segura y sólida, esta será más convincente y visible.

Documentación

Decir la verdad como reflejo de la realidad pura y limpia de manipulaciones es el ideal supremo de todo periodista. Toda deformación deliberada de la verdad que la sociedad tiene derecho a conocer constituye de suyo una inmoralidad. Como principio, esto no admite lugar a dudas. En la práctica, sin embargo, el periodista trabaja bajo tales condiciones personales y ambientales que solo conoce la verdad a medias, y cuando la conoce en toda su amplitud y objetividad, no siempre le es permitido decirla. La prensa tiene ganada su mala reputación en muchos casos por traicionar el ideal de la verdad. Pero aparte del uso deliberadamente inmoral de los medios, cabe decir que en términos realistas, ni es necesario conocer toda la realidad para decir informativamente la verdad, ni para engañar al público se requiere que todo lo que se dice sea falso. La honestidad del periodista desde el punto de vista moral se salva siempre aspirando a conocer y decir la verdad con la mayor objetividad posible y contándola de hecho con veracidad y respeto a la dignidad humana. En otras palabras, dada la complejidad de la vida humana y las limitaciones a que está sometido todo informador, el periodista salva su honestidad moral por el hecho de ser veraz contando las cosas en la medida en que las conoce después de una suficiente inquisición y verificación, sin que necesariamente lo que dice sea la verdad absoluta. Este es el ideal, la veracidad es lo moralmente posible en muchos casos.

Niceto Blazquez en Ética y Medios de comunicación, Biblioteca de autores cristianos. Madrid 1994.    P.210, 211

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios