Consultorio Ético | FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay.com/ juliaorige - Compartida bajo licencia Creative Commons.

¿Cómo hacer un cubrimiento equilibrado en una huelga como la de los pilotos de Avianca?

Consulta enviada por: David Cardona. Periodista independiente, Colombia

Siento que la huelga de pilotos de Avianca fue cubierta con parcialización hacia la empresa y en contra de los pilotos. Seguro porque Avianca es anunciante en los medios del país y de la región. ¿Cómo hacer un cubrimiento equilibrado en una huelga?

Respuesta:

Tanto la empresa como los huelguistas tienen una responsabilidad con la sociedad, y esta es la que motiva al periodista, que mantiene un compromiso prioritario con la sociedad, de ningún modo con los grupos en disputa.

Hay que recordar que el periodista es un servidor de lo público y que, por tanto, se mueve al servicio del interés de todos. Como sucede en la información política, en la que debe obedecer al interés común y sin tomar partido, en las huelgas el periodista presenta el punto de vista de huelguistas y de empresarios por igual, y lo somete al estudio y observaciones de expertos de modo que la información que ofrece, aparece descontaminada de las propaganda que las partes difunden y con un punto de vista sereno y sólido que permite llegar a una visión real del problema que se debate.

En este paro hay tres puntos de vista que hacen compleja la información: los pilotos, la empresa y los viajeros afectados. Para el periodista, antes que cualquiera de estas tres partes, está el conjunto de la sociedad, esa que se ve afectada por el buen o mal funcionamiento de las relaciones entre empresarios y trabajadores.

Al informar sobre el conflicto, el periodista no asume el papel de juez, ni de parte en el conflicto, sino de testigo que aporta a la sociedad la información necesaria para que el público presione la adopción de soluciones, reclame por los abusos y busque la corrección de errores.

Documentación

En 1947, la Comisión sobre Libertad de Prensa, llamada Comisión Hutchins, determinó como primera exigencia de la prensa “un relato verdadero, amplio e inteligente de los acontecimientos del día en un contexto que les dé significado”. La razón era esta: “Ya no es suficiente informar el hecho verídicamente. Ahora es necesario informar la verdad acerca del hecho.”

Sobrecargada de mensajes, esta sociedad tiene derecho a exigir una información inteligente e inteligible.

Se trata, pues, de utilizar el acontecimiento como instrumento referencial del entorno que ha de construirse a partir de él.

De hecho, lo que Todd Hunt denominó información centrada en procesos, condiciones y tendencias, no en acontecimientos aislados, fue la razón de ser del moderno reportaje explicativo e interpretativo. No solo lo que ha ocurrido en un momento determinado, en un lugar determinado, sino el contexto en que se enmarca.

Además de describir los hechos básicos que permiten entender nuestro mundo – captación de la conexión de sentido en que se incluye una acción y lo que esos hechos significan-, hay que indicar por qué son importantes, en qué contexto hay que  situarlos, adónde nos conducen. Se dice a los lectores lo que sucedió, por qué sucedió, qué significa lo que sucedió y qué es probable que suceda a continuación.

La cuestión básica hoy es poner los medios suficientes para ofrecer un sentido preciso del contexto social en el que el hecho se inserta. Una información que permita a los lectores de esa historia diaria que relatan los medios y de la que son partícipes, obtener claves útiles con las que formar sus propios juicios, con las que adoptar sus propias decisiones.

La idea académica según la cual una prensa responsable reconoce la perentoria necesidad de dar a sus audiencias las noticias relevantes para sus vidas, tan adecuadamente como la competencia profesional permite, es la que se debe empezar a tener realmente en consideración. Y esa competencia profesional permite una adecuada interpretación de la realidad.

María Pilar Diezhazndino: Periodismo de servicio. Bosh, Barcelona, 1994. P. 44, 45

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios