FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay - Compartida bajo licencia Creative Commons

La defensa de la dignidad en casos de acoso sexual

Consulta enviada por: Delma Jackeline Rojas Heredia. Periodista y editora en La Paz, Bolivia, Estado Plurinacional de

Una periodista recibió de su editor solicitudes de relación sexual; ante su negativa, le ha hecho la vida imposible y ha puesto en peligro su empleo. ¿Cómo enfrentar eso sin poner en riesgo su trabajo?

Respuesta:

Los casos de acoso suelen concentrarse en lo sexual y en su configuración como delito incluido en los códigos penales. Pero más allá del perfil sexual este caso de acoso tiene que ver con una ofensa a la dignidad y es un abuso de poder.

¿Qué hacer ante el doble filo del acoso?

a. Es un asunto de dignidad. Aquí se defiende esa categoría que corresponde a todo ser humano, valioso como persona. Es la condición que toda persona protege aunque haya sido despojada de todos sus bienes. De ahí resulta la primera respuesta a la consulta: su dignidad debe ser defendida y no está disponible para nadie. Una mujer en esta circunstancia tiene en riesgo su dignidad y siente el deber de defenderla.

b. Casi identificada con la anterior, corresponde una defensa de sus derechos como ser humano, como mujer, como periodista. No debe ser una lucha solitaria, la suya es la de todos. Sería un error mantener alrededor de esta ofensa, el silencio pudoroso que se escucha en esta consulta. Compartirlo, formar solidaridad alrededor suyo y utilizar, sin vacilar, los instrumentos legales para su defensa y sanción del ofensor, son deberes prioritarios.

c. Póngale un alto precio a su dignidad. No es cuestión de transigir para defender un empleo. Su dignidad vale mucho más que eso.

Envía aquí tu consulta sobre ética periodística. 

Documentación

El humano se proyecta como ser que se confiere dignidad. Este modelo va a decir la última palabra sobre la inteligencia humana. Nuestra exclusiva es crear, y puestos a ello, a crear lo más valioso. He definido la creación como  producción de sorpresas eficaces. Ha de cumplir ambos requisitos: novedad y eficacia. La más elevada creación será la que realice la suprema originalidad que es la dignidad humana; digni-ficar hacer que algo sea digno, es la creación máxima. No es el arte, ni la ciencia, ni la astucia nuestro máximo alarde, sino la invención, la instauración y cuidado del orbe de los derechos. Con ello, la inteligencia humana produce una radical innovación en el universo, crea lo propiamente suyo.

Este proyecto, compartido es el modelo de la humanidad posible, va a permitirnos valorar la inteligencia. No parece un disparate decir que la inteligencia capaz de realizar operaciones formales está más desarrollada que la del niño que es incapaz de hacerlo, tampoco lo es decir que comprender es mejor que no comprender, hallar la verdad mejor que equivocarse y resolver problemas mejor que no resolverlos. Siguiendo este razonamiento podemos concluir que la inteligencia más poderosa es la que resulte más eficaz para realizar nuestro gran proyecto: la dignidad.

José Antonio Marina en Ética para náufragos. Anagrama, Barcelona, 2006. P.128.

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios