Formulario de búqueda en el sitio web
18 de febrero de 2017
Inicio » Consultorio Ético » Consultorio 

Choose Category:
Archivo:
 
  • [38]

    Nuestra consulta es la siguiente: En los casos en que un derecho es más importante que el derecho a la información, ¿cómo hace el periodista para resolver el dilema por ejemplo cuando el derecho a la informaciónse contrapone al derecho a la vida o cuando difundir cierta información puede poner en riesgo la democracia. ¿Qué debe hacer en este caso el periodista?.

    Ana M. Martínez y María Isabel Rivero
    Periodistas
    Tesis de grado
    Montevideo,Uruguay

    Los conflictos entre derechos son más teóricos que reales dentro del marco teórico. Desde una opinión, se los clasifica como más y menos importantes. De allá nace una pugna permanente para determinar ese "ranking" o escala de los derechos y los problemas se resuelven con la consulta a esa escala.
    Pero hay otra opinión que, lejos de ese artificio de la escala, mira los derechos como factores que deben ser armonizados no hay unos másimportantes que otros, sino derechos distintos, con medios diferentes pero todos con el objetivo de dignificar al ser humano. En este caso setrata de trazar los linderos de los derechos y de buscar su lugar dentro del conjunto. A esta operación se la llama: Armonizar los derechos.Dentro de este ultimo contexto el derecho a la información y el derecho a la vida se miran dentro de su marco más amplio que es el servicio alas personas y a la sociedad, porque resulta absurdo que el derecho a la información, que es un derecho de las personas y de la sociedad, puedaen algún momento alegarse en perjuicio de la vida de las personas igualmente absurdo que el derecho a la información puede esgrimirse paradestruir la democracia. Estos enunciados demuestran que no se entiende qué es democracia, ni qué es derecho a la información. El derecho a lainformación es el que construye la democracia esta necesita de él, es su producto y no al contrario.
    Como se ve la dificultad es teórica y los periodistas que se la plantearon solo pueden llegar a una solución teórica, no siempre identificada con la vida real. Cualquiera formula que concluya con elsacrificio del derecho a la vida es tan absurda como la que en nombre de la vida pretenda prescindir del derecho a la información. En la vidareal, no en la teoría, los derechos tienen su área propia, sobreviven y acaban complementándose.



    Documentación.

    La piedra de toque de los derechos humanos se llama armonía. La armoníade su coordinación. La armonía de su encaje, puro y simple. La armonía de su integración, sin mutilaciones ni asperezas al ensamblar sus contornos. No podía ser de otro modo. El derecho esta llamado a ser armonía.Nunca es fácil hablar de derechos humanos. Pero resulta más fácil hablar de ellos aisladamente. Dar la impresión de que son entidades acotables que permiten su aislamiento y apenas sufren al trocearlasconceptualmente.
    No es así. Los derechos humanos tratados de esta forma - hasta cierto punto inevitable- corren riesgo de desfigurarse, pueden perder su referencia ultima, se deshumanizan - valga la expresión- en estetroceamiento.

    Hablar de derechos humanos es hablar del hombre. Es, si se prefiere, hablar del hombre de un modo distinto al heredado, mas en la línea de lasensibilidad contemporánea..."

    "...El desafío intelectual mayor, ético y jurídico, es siempre coordinar los derechos humanos, Y el esplendor mayor, también. Y también, el origen de las mayores dificultades. El reto es, por ejemplo, éste:coordinar el derecho a la información, el derecho a la vida, el derecho al honor, el derecho a la intimidad y vida privada, el derecho a la propia imagen... "

    "...Las posiciones que, de una manera o de otra, sostienen, por ejemplo, que el derecho a la información prevalece sobre el derecho a la vida, o sobre el derecho al honor, o sobre el derecho a la intimidad y vidaprivada, o sobre el derecho a la propia imagen, están invitando a que el derecho a la información - por su prevalencia - devore total o parcialmente otros derechos humanos. El mismo efecto devorador se produce si se mantiene la posición contraria, es decir, que el derecho ala vida, al honor, a la intimidad y vida privada, o el derecho a la propia imagen son prevalentes respecto al derecho a la información.
    No parece que el destino final de los derechos humanos -cuando se mezclan, chocan y entrecruzan- sea su desaparición total o parcial, su derogación practica, el sofocamiento jurídico precisamente a manos deotros derechos humanos.
    Lo que parece más acorde con la naturaleza y el sentido de los derechos humanos es que vivan, convivan, coexistan entre sí íntegramente. No se puede olvidar que todos los derechos humanos son genéricamente derechos y específicamente se refieren al hombre. Tienen al hombre como titular de la forma mas profunda posible. Explicitan la radical igualdad, unidad y dignidad del hombre. Por eso, no pueden ser contradictorios, ni oponerse dialécticamente, ni destruirse recíprocamente.
    El sentido final de los derechos humanos es la armonía. No su sacrificio. No su mutilación. No su desmembramiento..."

    Carlos Soria.
    La ética de las palabras modestas.

    Publicado por: Javier Darío Restrepo en dic 18, 2000 12:00
comments powered by Disqus

.